Lo que debes saber de la Vitamina D

Lo que debes saber de la Vitamina D

Por Sandra Gheno

La palabra “vitamina” proviene del latin vita que significa “vida”. Es la misma raíz para la palabra vitalidad. De hecho, las vitaminas son compuestos orgánicos que necesitamos para vivir.

Las vitaminas participan en todos los procesos metabólicos como lo son el crecer, reparación, digestión, transferencia de energía, función del sistema nervioso e inmunidad.

La vitamina D es un nutriente soluble en grasa y  uno de los 24 micronutrientes críticos para la supervivencia humana.

El cuerpo produce vitamina D a partir del colesterol, siempre que haya una cantidad adecuada de luz UV de la exposición al sol.

Se le asocia con una amplia gama de beneficios, que incluyen el aumento de la cognición, la salud inmunológica, la salud ósea y el bienestar. La suplementación también puede reducir los riesgos de cáncer, enfermedades cardíacas, diabetes y esclerosis múltiple.

La mayoría de las personas no tienen deficiencia de vitamina D, pero tampoco tienen un nivel óptimo de ella.  Los niveles de vitamina D pueden verse afectados por la edad y los niveles de grasa corporal. A medida que envejecemos, nuestra capacidad para producir vitamina D se reduce en un 75%. Además, la vitamina D puede quedar atrapada en la grasa corporal, lo que lleva a una reducción del 55% en los niveles de sangre para aquellos que tienen un exceso de grasa.

El sol

Image module

La vitamina D no es realmente una vitamina “verdadera”, ya que no necesitamos alimentos para obtenerla. La luz solar natural permite que nuestro cuerpo produzca vitamina D e incluso destruye cantidades excesivas. ¿Cómo sucede eso?

Paso # 1: Convertimos el colesterol a 7-dehidrocolesterol, que es un precursor de la vitamina D3.

Paso # 2: Cuando estamos expuestos a la radiación UVB, el 7-deshidrocolesterol en la piel se convierte en vitamina D3.

Paso # 3: La vitamina D3 debe ser hidroxilada en el hígado y los riñones para activarse. En este punto, puede ejercer su efecto endócrino.

¿Crees que estás tomando vitamina D a través de las ventanas de la oficina / automóvil? Incorrecto!  El vidrio bloquea prácticamente todos los UVB, lo que evita que se produzca la vitamina D.

Y el protector solar es similar. La aplicación de filtro solar con un SPF de 15 reducirá la cantidad de vitamina D producida en el cuerpo en aproximadamente un 99%.

Esto es muy positivo en la prevención del carcinoma de las células basales, pero no son buenas noticias para la vitamina D, no crees?

La vitamina D activada tiene una vida media en suero de 2 a 3 semanas y su producción en la piel se limita a 10,000-20,000 UI por día. Pasar 20 minutos conduciendo tu bicicleta afuera en el sol del verano es suficiente para producirla.  Y una vez que los niveles séricos alcanzan los 150 nmol / L, cualquier exceso se desactiva.

Gracias Madre Naturaleza!

Comida

Image module

La vitamina D es extremadamente rara en los alimentos. Se encuentra en pescado, aceite de hígado de bacalao, champiñones, hígado y huevos, pero generalmente no en cantidades sustanciales (excepto en el aceite de hígado de bacalao).

Las variedades cultivadas de peces contienen muy poca vitamina D en comparación con las variedades silvestres. La única razón por la que incluso obtenemos vitamina D de alimentos como la leche y los cereales es porque estos alimentos están fortificados con ella, no ocurre de forma natural.

La leche materna contiene cantidades bajas, con aproximadamente 25 UI por litro.

Por lo tanto, obtener suficiente vitamina D de los alimentos integrales es prácticamente imposible; Realmente es la vitamina del sol.

¿Por qué es tan importante la vitamina D?

 

Casi todos los tejidos y células de nuestro cuerpo tienen un receptor de vitamina D. Sin suficiente vitamina D activada en el cuerpo, el calcio dietético no puede ser absorbido. El calcio es esencial para la señalización entre las células del cerebro, el desarrollo del hueso y la formación de dientes.

Los estudios también revelan que los niveles bajos de vitamina D en el cuerpo están asociados con:

  • Mayor pérdida de fuerza muscular y masa a medida que envejecemos
  • Mayor riesgo de cáncer
  • Bajos niveles de inmunidad.
  • Presión arterial más alta
  • El desarrollo de trastornos neurológicos.
  • El desarrollo de la diabetes.

Así que la recomendación es tomar el sol, por lo menos unos 20 minutos al día para poder mantener nuestros niveles óptimos de Vitamina D.

Image module