Jutsu y Do

Jutsu y Do

Estos conceptos relacionados con la historia marcial japonesa, suelen causar algunas confusiones en la etapa temprana de cada practicante, sobre todo cuando él vincula su noción de defensa personal, con la propuesta de la disciplina japonesa que elige practicar, muchas veces guiado solo por la terminación Do o Jutsu, pero sin entender las implicaciones que tiene en su proceso formativo.
Es muy posible que cada uno según sus referencias tenga una definición, por lo que apelo nuevamente a una traducción de una parte del capitulo del mismo nombre del texto Jodo, la Vía del Bastón, de Pascal Kreiger sensei, Menkyo kaiden Shindo Muso Ryu (jojutsu)
Jodô, La Voie du Batôn. Pascal Krieger
Jutsu y Dô
Como se mencionó previamente, los objetivos de un Bujustu son diferentes a los del Budô.
Bujutsu: 1) combate, 2) disciplina, 3) moral.
Budô: 1) moral, 2) disciplina, 3) estética.
Siempre ha existido algo de confusión entre estas prioridades. Un aprendiz de Budô encuentra difícil aceptar que la “eficacia combativa”de su disciplina es ignorada. Sin embargo, una vez establecidas las primeras tres prioridades, no implica que los aspectos del combate o la eficacia no existan. Es, más bien, lo opuesto. Ciertamente las posee, es por ello que es considerada una disciplina “marcial”. Pero la naturaleza de ésta es la de una educación personal: puede ser válida sólo por su eficacia, sin embargo, trasciende dicha eficacia para permitir el desarrollo moral del individuo a través de una disciplina personal y la búsqueda de cierta estética.
Los Bujutsu fueron formados por una élite para defender a un grupo cuya existencia era, o podría ser, amenazada. La noción de combate es inherente. Un Bujutsu tiene que ser práctico.
Los Budô se originaron en una época pacífica. Fueron diseñados para que cualquiera- independientemente de su clase social- los pudiera desarrollar de forma plena a través de una experiencia personal intensa. Esto podría llevar a un entendimiento de la vida como un todo y a una mejor integración a una sociedad buscando paz y armonía. Un Budô tiene que ser espiritual.
Pero estas definiciones necesitan ser divididas en más partes para definir en cuál de las categorías- clásica (kobudô) o moderna (gendaibudô o shinbudô)- reside un arte o una disciplina.
………..

De cualquier forma, si el Bujutsu tendía a producir hombres jóvenes competentes y eficientes en el campo de batalla, con una voluntad de hierro, quienes eran motivados sólo por nociones de honor y lealtad. El Budô propone un estudio mucho más profundo. El versado en Budô tiene que buscar armonía con la naturaleza. Su entrenamiento diario estaba inclinado hacia un comportamiento humano ideal, que, a cambio, exaltaba al individuo y, por consiguiente, la sociedad en la que vivía. El objetivo cultural del Dô era simplemente permitirle a alguien ser él mismo, sin presunción, y beneficiarse del enriquecimiento del encuentro con otros. El Dô conduce a un entendimiento total de la vida a través de una experiencia personal intensa. Por lo tanto, el Dô fomenta una actitud hacia la vida de lo particular a lo universal.

div#stuning-header .dfd-stuning-header-bg-container {background-color: #fd8209;background-size: initial;background-position: top center;background-attachment: initial;background-repeat: initial;}#stuning-header div.page-title-inner {min-height: 200px;}