¡Sólo haz ejercicio por esta razón!

Un día por la mañana, al despertar, un primer pensamiento llega a tu mente: “Tengo que hacer ejercicio”, sin embargo, también inicia una especie de lucha interior:

“Es muy temprano, estoy cansada. 5 minutos más y me levanto».

Y pasan 20 min.

Propuesta: “¡Ayyy, no! ….bueno… puedo hacer un poco de ejercicio”.

Contrapropuesta: “PERO no será suficiente, necesitaría que fuera de una hora para que valiera la pena y no me va a dar tiempo”.

Propuesta: “No he hecho ejercicio y la espalda me está empezando a doler”.

Contrapropuesta: “PERO ayer me tomé un analgésico y me funcionó muy bien”.

Propuesta: “Bueno, mejor mañana empiezo. ¡Más motivada! Inicio la semana y me levantaré más temprano, y ¡haré esa rutina de 90 minutos!

Y a la mañana siguiente… ni te levantas, ni haces 90 minutos de ejercicio, y se repite el ciclo.

 

¿Te ha pasado?

Image module

A mí me ha pasado muchísimas veces.

Y quizás te preguntes, – “Sandra, pero supuestamente tú te dedicas a eso y no debería costarte trabajo hacer ejercicio”.

Bueno, [email protected] [email protected], tuve que encontrar una solución a eso.

Verás, también soy un ser humano, y a mí también me dio flojera levantarme a hacer ejercicio. Lo que cambió fue, que descubrí cuál era la verdadera razón que haría que me levantara sin pensarlo.

Dejé de “querer” y pasé a “hacer”

Image module

He escuchado que muchas personas dicen que, si NO se sienten motivadas para hacer ciertas actividades, pues es mejor no hacerlas.

El problema con esta declaración es que te estás basando en una emoción que fluctúa y que no sería posible que pudieras mantener en un nivel alto y constante todo el tiempo.

Imagínate, ¿crees que puedes mantenerte [email protected] todos los días, las 24 horas del día, cuando realizas tus actividades? ¿trabajo? ¿ejercicio? ¿Terminarías exhausto física y mentalmente, con toda la energía que tendrías que utilizar para mantenerte al 100% todo el tiempo. ¡No es posible! No conozco a nadie (aún), que se mantenga así todo el tiempo.

Sin embargo, si conoces cuál es tu verdadera razón por la cual vas a hacer ejercicio, te garantizo que las cosas serían muy diferentes.

Aquí te digo como:

TIP: Los 5 Por qué

Cuando decides, en este caso en particular, hacer ejercicio (y de hecho lo puedes aplicar a cualquier proyecto que desees emprender), es prioritario saber tu verdadero por qué.

Porque cuando lo descubras, ése será tu motor para que continúes haciéndolo de manera constante y se convierta en parte de tu estilo de vida saludable.

Los «5 por qué» fue un sistema utilizado originalmente por Toyota Motor Co. Es muy simple y realmente va al corazón de por qué queremos algo.

Quizás se vería algo así:

¿Qué quieres lograr?

Quiero hacer ejercicio para bajar de peso.

  1. ¿Por qué es importante para tí bajar de peso?

Porque quiero usar una talla menos en mis jeans.

  1. ¿Por qué quieres usar una talla menor?

Porque cuando me queda una talla menor, siento que me veo mejor.

  1. ¿Por qué quieres verte mejor?

Porque cuando me veo bien, me siento mucho mejor conmigo misma.

  1. ¿Por qué te quieres sentir mejor contigo misma?

Porque cuando me siento bien conmigo misma me siento más confiada.

  1. ¿Por qué quieres sentirte más confiada?

Porque cuando me siento confiada tengo el control y soy capaz de obtener lo que quiero de la vida.

Entonces, si conoces tu verdadero motivo/razón por la cual quieres hacer ejercicio, te garantizo que será mucho más fácil que te convenzas en salir de la cama y levantarte a hacerlo.

¡Lo mejor del caso es que cuando terminas tu rutina, te sientes feliz, orgullosa de ti misma y MOTIVADA para volver a repetirlo!

Image module

Si eres una de aquéllas personas que están sufriendo dolor de espalda debido a hábitos posturales y/o estar muchas horas trabajando frente a tu computadora, esto te interesa!

Mini Taller ONLINE por FB LIVE

GRATUITO:

«¡Ten una Espalda Saludable Mejorando tu Postura»

Del 26 al 30 de diciembre 2020

10:00 A 10:30 AM

Regístrate AQUÍ y recibe la infografía del Mini Taller