Quisiera empezar pero,...

Sólo estoy esperando el tiempo perfecto


Por Krista Scott-Dixon
Traducción: Sandra Flores Gheno

Muchos de nosotros esperamos por el “tiempo o momento perfecto” cuando se refiere a nuestra salud, nutrición y fitness.

Pero ésta manera de pensar de “o todo o nada” – como “Si no es perfecto entonces mejor no”- rara vez nos lleva al “todo”. Generalmente, nos lleva a “nada”.

Estás esperando el tiempo perfecto para iniciar nuevos proyectos? Para aprender una nueva disciplina? Para comer mejor? Para hacer ejercicio? Si es así, alguna de éstas frases quizás te resulten familiar:

  • Cuando tenga un nuevo trabajo Cuando las cosas estén menos tensas
  • Cuando encuentre a un compañero de trabajo Cuando tenga el equipo adecuado
  • Cuando me sienta menos torpe en el gym Cuando baje 20 lbs (9kg)
  • Cuando tenga la mejor rutina de ejercicio
  • Cuando mi refrigerador esté lleno de la comida adecuada Mañana.
  • La próxima semana. Nunca.

Los seres humanos siempre esperamos el mejor momento. Pero porqué?

Para muchos, es una gran distracción y justificación. Nos ayuda a evitar el verdadero – y arriesgado – trabajo de hacer.

Para otros, el perfeccionismo y la evasión sirven como una fuerte armadura contra la vergüenza potencial, la crítica y el fracaso.

“Yo podría _____ pero____” . Nos mantiene a salvo del dolor.

Desafortunadamente, es también lo que nos impide crecer, prosperar y ser quienes sabemos que tenemos el potencial de ser.

Es por eso que el pensar en todo o nada - Si no lo hago perfecto entonces no vale la pena - rara vez nos lleva al “todo”.

Por lo general, nos lleva a "nada".

No existe el Tiempo Perfecto. Nunca lo habrá.

Bueno, quizás exista algún momento mágico en tu camino de salud donde el universo se une... y estás usando tu playera favorita ... además de tus tenis de deporte extrafit ... y esa canción que adoras suena ... y tu cuerpo está lleno de una energía exuberante y burbujeante ... y tu aparato de ejercicio es gratis (de hecho el gimnasio está vacío hoy, hooray!) ... y logras levantar unas pesas y hacer 10 repeticiones como si los ángeles estuvieran levantando la barra por ti!

Pero ese momento mágico será uno en un million de otros momentos menos mágicos que componen tu vida real.

De hecho, si estamos hablando de un momento como, digamos, aproximadamente unos diez segundos de duración, eso significa que tienes en alguna parte entre 2.398.377.600 a 2.556.165.600 momentos potenciales en tu vida.

Lo que significa que un solo momento perfecto es, bueno, una muy, muy pequeña parte de todo el asunto.

Sí, celebra ése momento perfecto cuando llegue. Pero por favor, no sólo lo esperes!

Toma tu momentos. Haz tus momentos.

Sólo para que sepas, nadie te va a dar ningún momento o tiempo. Tienes que tomarlos.

Cázalos. Persíguelos. Haz que sucedan.

Rasca y extrae momentos de otras horas. Estás sosteniendo el cincel y el pico en la mina. Tú eres el minero de tus momentos.

Esto nos frustra, por supuesto.

Pensamos: “No debería ser así. Los momentos de los demás sólo vienen a ellos. Todos los demás tienen suficiente tiempo. Suficiente dinero. Suficiente motivación. Suficiente información.

Pero es así. Para todo el mundo.

Sin embargo, sí existe un momento perfecto. De hecho, siempre hay un momento perfecto.

Ese momento perfecto es ahora.

Aquí. Hoy. El vivir y tener una “astilla de tiempo” para respirar en éste preciso segundo. Porque eso es todo lo que siempre tienes: este momento.

Sólo empieza. Desde el principio.

Aquí hay otro secreto. Tú no necesitas trabajar para conseguir tu siguiente momento.

Todo lo que tienes que hacer es empezar.

Y después, los momentos se irán dando, tal y como siempre lo hacen.

Un momento se acumulará encima de otro y antes de que lo notes, habrás llegado a tu destino.

Pero no puedo! Dirás No puedo empezar! Ese es el problema!

No, no lo es. Si no puedes empezar es porque estás saltando mucho más lejos. No estás comenzando desde el principio. Tú estás tratando de empezar en algún lugar central imaginario.

Por ejemplo, digamos que elijes empezar a leer sobre nutrición.

Eso puede ser un buen comienzo, si te mantiene avanzando al siguiente momento.

Pero no es un buen comienzo si te mantiene atascado en tu silla, haciendo clic a través de blogs, gráficas , planes y testimonios confusos hasta que es hora de apagar la luz y no has podido hacer una sola elección nutricional buena hoy.

Así que tal vez, no deberías siquiera empezar por leer ésa información.

Debe ser algo más sencillo, como caminar al refrigerador y escoger una manzana fresca, brillante y comértela.

O hacer una lista de compras para mañana y ponerla junto con las llaves de tu carro.

O leer el menú del restaurante que vas a visitar y escoger una ensalada por anticipado.

El empezar significa iniciar una acción. Empezar significa comprometerte con una elección de algún tipo. Así es como tú sabes que es un verdadero comienzo.

Comenzar es cuando tiras una moneda en una de las máquinas de pinball, no cuando estás parado pensando en cuál de las máquinas jugarás.

Comenzar es cuando levantas un pie y lo pones delante del otro, no cuando estás parado pensando qué camino tomar o preguntándote si deberías haber usado unos zapatos diferentes.

Para algunas personas, empezar necesita ser una acción aún más pequeña. El arranque puede ser simplemente levantar el pie. O cambiar su peso a la otra pierna.

Poner el primer pie delante del segundo pie puede requerir ayuda. Y es completamente válido.

Mientras algo se esté moviendo, eso es un comienzo.

Llevar a cabo. Abraza ésa resistencia

Muchas personas que están empezando, asumen que dado que sienten cierta resistencia, han fracasado.

Sólo porque el brócoli sabe amargo cuando lo prueban por primera vez y porque accidentalmente se pasan de cocción, entonces no pueden comer vegetales.

Sólo porque ellos olvidan imprimir la lista de ejercicios y dejarla a la mano, entonces no pueden trabajar cuando llegan al gym.

Sólo porque las piernas duelen cuando empiezan a subir una colina, entonces no están listos para lograrlo.

Así es como se siente a veces.

El empezar a menudo se siente como una resistencia, por lo menos al principio.

Dáte tiempo. Continúa. Irás mejorando eventualmente.

Recuerda, No tienes que luchar contra la resistencia todo el camino. Sólo tienes que empujarla en los primeros momentos.

Obtén apoyo. Por ahora.

Para que un cohete despegue, necesita expulsar una gran cantidad de energía contra la gravedad. Necesita un impulso.

Para que un tren pesado se mueva, podría necesitar un motor extra.

Podemos empezar y mantenernos en movimiento por nuestra cuenta. Pero seguro que es de gran ayuda cuando alguien nos da un empujón o nos jala.

Alguien que nos puede sacar de nuestro trance de “todo o nada” con un suave empujón y un recordatorio.

Por un tiempo, podemos incluso aferrarnos a ese alguien o algo más, como enganchar ese motor extra a nuestro frente. A medida que avanzamos, podemos deshacernos de las cosas superfluas que nos damos cuenta que nos están pesando. Crecemos más ligeros, más móviles.

Eventualmente, ya no necesitamos ese motor adicional. Nuestro tren ahora está avanzando muy bien por su cuenta. El paisaje se ve más allá de las ventanas y nos dirigimos a una gran aventura.

Pero al principio, teníamos que empezar.

Qué hacer a continuación.

Al final, si estás "esperando el momento perfecto", estos consejos te podrían ayudar:

  • Revisa tus expectativas. Reconoce que no hay tiempo perfecto y nunca habrá.
  • Saca tiempo, aunque sea imperfecto. Nadie te dará ese tiempo. Tendrás que tomarlo.
  • Solo empieza. Encuentra lo más pequeño posible que puedes hacer ahora mismo, en los próximos 5 minutos, y hazlo. ¡Ya has empezado!
  • Haz algo, cualquier cosa. La acción es un "voto" a favor de una vida diferente, más sana y en forma. Un voto anticipado, un voto frecuente.
  • Sólo tienes que superar este momento. Este momento de partida será
    el más difícil. Afortunadamente, no durará mucho tiempo.
  • Espera sentir resistencia. Es normal. Empuja a través de ella. La resistencia no significa que esto no funcione. Sólo significa que has
    empezado.
  • Obtén apoyo. Ya sea que se trate de un amigo o miembro de la familia, compañero de entrenamiento, o un entrenador; encontrar a alguien para que encienda tus cohetes de refuerzo hasta que puedas volar por tu cuenta.

¿Quieres ayuda para conseguir finalmente el cuerpo saludable y enérgico que buscas?

Si estás buscando una guía y ayuda, puedes integrarte a nuestro Coaching en Nutrición de Pilates, Care& Coaching.

Para mayor información, anótate en nuestra lista a través de éste link Lista Coaching en Nutrición para indicarte las fechas próximas de inicio del programa.

Si estás lista para empezar a comer, moverte y vivir mejor con la ayuda del mejor equipo de Coaching en Nutrición a nivel mundial, ésta es tu oportunidad.

Últimos artículos