Las clases son divertidas, hay muy buen ambiente, se aprende mucho.

Rogelio Hernández, club de iaido